Bolas Ben Wa

 
 

Bolas Chinas

 
 

 
Photo by LELO

Photo by LELO

 

Más comúnmente conocidas como Bolas Chinas 

 

Cuenta la leyenda que  fueron creadas para satisfacer las necesidades sexuales de un emperador de Japón en la época feudal. Hacía que sus concubinas las usasen antes de tener relaciones sexuales para no tener que esperar que la vagina lubricase.

Quizá por eso se las identifica solo como un juguete erótico, sin embargo son terapéuticas.

Las bolas chinas* consisten en dos bolas unidas entre sí de unos de unos 3.5 cm con un cordel para poder extraerlas después de usarlas. Cada bola tiene dentro una bolita más pequeña que se percibe con el movimiento. Dependiendo de la marca tienen distintos pesos en torno a los 85 gm (es mejor encontrarlas progresivas) y están hechas de silicona o elastomed. Se deben evitar materiales porosos como el plástico ya que impide una higiene adecuada.

Su función es tonificar la musculatura del suelo pélvico. El suelo pélvico es un sistema de músculos que actúa de sujeción a los órganos pélvicos como la vejiga, el útero y el recto. El debilitamiento de estos músculos puede provocar incontinencias urinarias, prolapsos (caída de órganos intrabdominales) y disfunciones sexuales como la anorgasmia.

 

Éste ejercicio fortalecerá la musculatura trayendo muchos beneficios para la salud intima y el bienestar general de la mujer:

 

Previene y trata la incontinencia urinaria y el prolapso genital

Mejora el riego sanguíneo de la zona vaginal

Mejora la sensibilidad, la lubricación natural y los orgasmos

Permite mayor control y relajación muscular durante el parto y mejor recuperación postparto

Ayuda a suavizar los efectos de la menopausia

 

 

Como cualquier entrenamiento, para ejercitar un músculo debe hacerse progresivamente por lo que se empezará con poco tiempo, cambiando el peso y tamaño (de más grande y ligera a más pequeña y pesada), si no estás acostumbrada y las llevas mucho tiempo las primeras veces, te causarán agujetas, por eso debe hacerse de manera progresiva.

Son fáciles de encontrar en farmacias o tiendas eróticas y usar pero si tienes alguna duda y quieres preguntarme te asesoraré encantada.

* Estas son las más comunes, lo cierto, es que hay muchos tipos. Este artículo solo pretende aclarar conceptos de forma general. Cada caso es diferente y nunca saltarse los consejos médicos.

 

Silvia Pérez Martínez.