Soy la vecina que llamó

 
 

“No estás sola, denuncia”, “Ante el maltratador...

 
 

 
Photo by Volkan Olmez

Photo by Volkan Olmez

 

...tolerancia cero”,  “No seas cómplice si ves maltrato denúncialo”, “Toda la sociedad está en contra de los maltratadores”, El 016 bla, bla, bla.

 

El otro día a las 2 de la mañana cuando ya estaba dormida (estaba sola en casa) me desperté debido al jaleo que había en la casa de al lado. Fui a ver qué pasaba y empecé a escuchar que se trataba de un vecino (al que yo tenía por un chico encantador) maltratando a su novia. Escuché todo tipo de barbaridades salir por su boca acompañadas de fuertes golpes que literalmente hicieron templar la puerta de casa. El maltratador (no pienso usar la palabra presunto) estaba desbocado y ella trataba de irse pero él no la dejaba:

- Me voy para que te tranquilices

-Vale, pues vete.

Pero cuando ella se iba a ir sonaba otro golpe y su voz diciendo : “ni te pienses que me vas a dejar tirado”

Él la acusaba de haberle sido infiel, ella decía que eran imaginaciones suyas y que eso no era verdad. Este era el motivo de la disputa.

No me considero una persona muy valiente pero no es la primera vez que me meto a defender injusticias en mitad de la calle si veo que es necesario, siempre me están diciendo “un día te parten la cara”. También, debido a mi trabajo como educadora social, he dormido en la misma casa con 8 drogo dependientes teniendo que mediar en ocasiones en su peleas y he trabajado en centros de menores. Nunca he tenido miedo. Pero esa noche por lo que escuché a través de la puerta no me atreví a salir, pensé “si salgo nos tira a las dos por las escaleras”. Solo fui capaz de pegar un golpe en la puerta y gritar con todas mis ganas “¡¡Vale ya!!”, lo que hizo que parara solo por un segundo. Después llamé al 016 y me senté en la puerta a pedirle al cielo que la policía llegase lo antes posible, me sentía responsable y a la vez paralizada. Por fin la policía llegó en un tiempo que se me hizo eterno.

 

 

A través de la puerta escuché como 6 policías tuvieron que reducirle, ponerle las esposas y atarle las piernas porque estaba totalmente descontrolado.

Mientras, ella trataba de defenderlo, decía que lo dejaran, que solo estaban hablando y que le estaban tratando fatal.

Los policías tuvieron que tragarse las amenazas, los insultos y cuestionamientos a su profesionalidad por parte del chico. Ellos trataban de hablarle de manera tranquila pero sin éxito.

Al final se lo llevaron a que pasara esa noche en el calabozo. Las palabras de uno de los policías fue “Ahora te vienes sí o sí por agredir a un policía” (se ve que la agresión a ella no era suficiente o que yo desconozco los protocolos de actuación en estos casos)

 

 

Perfecto. Ya está. He llamado al 016. He cumplido con mi deber y se ha hecho justicia.

Se han llevado al chico. Pero ¿alguien se ha preguntado qué pasa con ella? Vinieron unos policías a llevarse al agresor, pero nadie vino a hacerse cargo de la víctima, que se quedó sola y tirada en la calle a las tantas de la mañana, totalmente vulnerable y sintiéndose culpable porque su chico dormiría esa noche en el calabozo.

Yo seguía paralizada por el miedo y no quería que se enterase de que la llamada la había hecho yo por miedo a represalias.

Gracias a Dios esa noche esta chica tuvo suerte, la suerte de que pasara por allí en ese momento un chico amable que sin conocerla de nada pero entendiendo la situación la acompañó a casa y le dijo que se olvidara de que ese chico (su novio) existía, mientras ella se sentía culpable y responsable de todo lo ocurrido.

No sé qué más pasó.

Sólo sé que yo  como ciudadana hice mi parte, llamé al 016 y solo sirvió para que ese día no la matara. Pero me siento tremendamente frustrada porque que ni él ni ella entendieron nada. Porque él dirá que por culpa de una loca acabó en el calabozo por una simple discusión y ella pensará que sólo se le fue de las manos porque iba bebido pero que él no es así, sólo tiene mal pronto y a veces se pone nervioso por su culpa.

Me hubiera encantado haber podido llegar junto con la policía como agente de igualdad. Así mientras ellos se llevan al agresor a la comisaría yo podría explicarle a ella, entre otras cosas, que ella no es la culpable de lo sucedido, que lo que le ha ocurrido esa noche no es un conflicto de pareja si no un problema de una sociedad machista y que quiero ayudarla a entender lo que es una relación sana. Pero no pude decir nada de eso porque solo soy la vecina que llamó.