Eyaculación...

 

Retardada

 

 
Photo by Pablo Heimplatz

Photo by Pablo Heimplatz

La eyaculación retardada es la dificultad que tienen algunos hombres para eyacular después de una gran excitación previa

A pesar de tener deseo, una erección completa y una fuerte excitación sexual no consiguen que se desencadene el reflejo eyaculatorio acompañado del tan deseado orgasmo, y si lo logran, es tardíamente y con una connotación negativa.

Lo más común es que suceda en el contexto de una relación sexual en pareja durante el coito pero también puede darse en la masturbación.  (el 85% de los hombres con eyaculación retardada es capaz de eyacular durante la masturbación)

Cuando esta situación se da en una pareja heterosexual, la mujer también vive una situación incómoda, debido que al alargarse el tiempo de movimientos en el coito la lubricación vaginal va desapareciendo, mostrándose la penetración molesta e incluso dolorosa. El resultado tanto para él como para ella es el displacer.

¿Por qué ocurre esto? Como todo en sexualidad las causas en cada persona pueden ser muy diferentes pero, a no ser que sea de origen orgánico, tienen un componente educacional.

Controlar la eyaculación es una de las preocupaciones del hombre actual en los encuentros sexuales. Y digo del hombre actual porque antes de los años 70 del S.XX socialmente estaba aprobado eyacular lo más rápido posible ya que era síntoma de virilidad. Pero ahora, para algunos hombres el momento preciso de la eyaculación se convierte en la preocupación predominante, y esto deriva en angustia.

 

 

Algunas causas que suelen repetirse en consulta

  1. Causas orgánicas:  efectos secundarios de ciertos medicamentos relacionados con el tratamiento de ansiedad, depresión y presión arterial. Daños neurológicos y alto consumo de drogas y alcohol. Si tienes dudas de que lo tuyo puede ser por una causa orgánica consulta en tu centro médico. Aun si la causa fuera orgánica no debe impedirte disfrutar de tus relaciones.
  2.  Miedos: los diferentes miedos pueden hacer que tu cuerpo reaccione de esta manera. Miedo al compromiso, al embarazo, a no dar la taya, a estar fallando…
  3.  En anteriores episodios….la Eyaculación precoz: en ocasiones, una disfunción sexual no tratada deriva en otra. Algunos pacientes tienen una historia pasada de eyaculación precoz que “solucionaron” por sus propios medios llegando así a pasarse al otro extremo desencadenando en una eyaculación retardada o aneyaculación por un excesivo control.
  4.  Hábitos de masturbación inadecuados: como por ejemplo excesiva rapidez comparada con el ritmo en pareja.
  5. La falsa idea de que la manera en la que la mujer llega al orgasmo es a través de la penetración. Este mito está muy extendido y no es real, es decir, si la forma de alcanzar el orgasmo de tu pareja no es mediante el coito, no lo va a ser por más que se alargue en el tiempo.
 

 

A menudo la aneyaculación viene acompañada de anorgasmia, lo que suele llevar al hombre a una falta de motivación para las relaciones sexuales

A menudo la aneyaculación viene acompañada de anorgasmia, lo que suele llevar al hombre a una falta de motivación para las relaciones sexuales

El hombre que sufre esta situación, vive un estado de ansiedad y exigencia que suele agudizar el cuadro. Está muy pendiente de “si va a terminar o no”, y esto le impide relajarse y disfrutar del encuentro.

El híper control en todo aquello que llevan a cabo, suele ser una característica común en estos hombres, a quienes les cuesta dejarse llevar por las sensaciones placenteras, estando más pendientes de llegar a la meta que de disfrutar en el camino.

Si somos capaces de vivir y disfrutar de nuestra sexualidad, no como un fin para alcanzar el orgasmo, sino como un medio, viviremos los encuentros amorosos de manera placentera, sin miedos ni angustias que nos condicionen nuestra vida afectiva y sexual.

Silvia Pérez Martínez.